martes, 17 de marzo de 2015

Diarrea o Disentería: Causas, Síntomas, Tatamiento y Prevención

La diarrea es un trastorno que se caracteriza por ir acompañado de deposiciones durante un periodo de más de tres o más días y heces liquidas de poca consistencia inusuales, de una disminución de la consistencia de éstas, en ocasiones puede contener sangre, moco, pus y alimentos no digeridos. Cabe destacar que la diarrea no es una enfermedad en sí, sino un síntoma de una enfermedad subyacente, puede ser el resultado de una intoxicación alimentaria o de otras enfermedades, como la disentería o el cólera, así como de trastornos emocionales y otras muchas. La diarrea puede ser aguda si dura menos de 2 a 3 semanas y crónica cuando son de una duración máxima de al menos 4 semanas de duración. Se dice que prácticamente todo el mundo ha padecido alguna vez la diarrea, ya que es un trastorno muy común. La diarrea, no es más que una molestia, pero a veces un ataque intenso de ésta puede provocar graves daños y causarle deshidratación a la persona afectada. Ésta enfermedad se produce en el interior del intestino delgado o grueso y cuando se irritan e inflaman por una infección, se da como consecuencia, que el intestino inflamado no reabsorbe tanta agua del bolo alimenticio lo que hace que las deposiciones sean más líquidas.

Diarrea infantil
Los bebés y los niños pequeños suelen presentar diarrea producida por una infección viral o por giardasis, por lo general es mucho más grave en los bebés que en los adultos o en los niños, debido a que un bebé con estos síntomas pierde líquidos de forma más rápida, hasta el extremo de que su vida corra peligro, especialmente cuando también vomita. Los muestras de deshidratación en los bebés como: boca seca, ausencia de orina o falta de respuesta a cualquier estímulo requieren de una atención médica inmediata. Las infecciones por bacterias intestinales como el cólera provocan muchas muertes infantiles en los países en vías de desarrollo.

CAUSAS Y TIPOS
Ésta enfermedad se caracteriza por tener múltiples causas, en su mayoría debidas a procesos infecciosos, que se adquieren por intoxicación alimentaria y puede ser producida por bacterias que viven en la comida o el agua, también pueden ser producidas por virus que son las denominadas gastroenteritis víricas, suelen ser de carácter leve y que desaparecen de forma espontánea en unos días. Los virus son la causa más frecuente de diarrea en niños, existen también diferentes enfermedades inflamatorias del intestino, como son la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn y la insuficiencia del páncreas que producen diarreas. Cabe mencionar que, la ansiedad y situaciones estresantes pueden ser causa de diarrea en algunos pacientes, al igual que ciertos medicamentos, especialmente los antibióticos, que la producen como efecto secundario.

Diarrea Secundaria o  por Intoxicación Alimentaria:
Los síntomas duran de 30 minutos a 6 horas, tras la ingesta. Causada generalmente por  alimentos potencialmente contaminados, como puede ser: la mahonesa, pastas, dulces de crema, o carne picada, sobre todo si no se conservan en el frigorífico. Es muy importante saber si alguien más de la familia y del entorno del paciente, tiene los mismos síntomas y descubrir si han ingerido algo que pueda contribuir en dichos síntomas. Bacterias como los estafilococos pueden provocar trastornos digestivos de este tipo.

La diarrea del viajero:
También es muy frecuente, y las personas que han viajado a otros países, sufren trastornos digestivos que incluyen diarrea cuyas causas derivan en beber agua y consumir alimentos que se han lavado con agua del grifo en países extranjeros. En ocasiones suele resultar difícil determinar la causa exacta de la diarrea del viajero y los responsables más probables, son ciertos virus y tipos de bacteria como las E. Coli presentes en el agua, a cambios en la dieta, consumo excesivo de alcohol o a las bacterias de Salmonella o Shigella.

Otras causas de diarrea:
Los efectos secundarios de algunos medicamentos, la quimioterapia, laxantes que contengan magnesio, tratamientos realizados entre 4 y 6 semanas antes, así como los problemas de digestión de ciertos alimentos, intolerancia a la lactosa, síndromes de malabsorción, enfermedad celíaca, enfermedades de otros órganos, como el  hipertiroidismo, cirugías previas y enfermedades digestivas de distinta gravedad como el síndrome de intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal y la insuficiencia pancreática y tratamientos con antibióticos son causas muy frecuentes de la enfermedad.
Las bacterias como pueden ser, los estafilococos pueden provocar trastornos digestivos, al igual que ciertos tipos de bacterias intestinales conocidas como E. Coli, son causantes de enfermedades serias, cuyos síntomas incluyen la diarrea. Las bacterias, de las llamadas Salmonella, son responsables de intoxicaciones alimentarias, provocan gastroenteritis e inflamación del tracto gastrointestinal y diarreas que duran una semana o más.

Disentería:
Es una enfermedad intestinal que provoca diarreas intensas acompañadas de sangres, pus y mocos en las heces, es muy común en los países en vías de desarrollo en donde existe una gran falta de higiene, lo cual contamina con facilidad el agua y los alimentos. Una de las causas más comunes son las bacterias y las amebas. De hecho la disentería amebiana provoca una diarrea crónica que aparece y desaparece.

Cólera:
Un brote de cólera puede ir acompañado de grandes catástrofes naturales, como pueden ser terremotos o grandes tormentas que afecten a las condiciones higienicosanitarias de un país por lo que, pueden llegar a provocar que el agua o la comida se contamine. Suelen tender a darse en campos de refugiados espacios similares propios de una situación de guerra, en los que el agua y las comidas contaminadas por la bacteria del cólera, causan una forma de diarrea líquida que puede llegar a provocar muertes por deshidratación.

Giardasis:
Es una enfermedad que puede provocar una diarrea fuerte es causada por un parásito, que penetra en el cuerpo al beber agua contaminada. De hecho durante los años recientes, ésta enfermedad, ha ido cobrando fuerza en países desarrollados como son los Estados Unidos, en los niños menores de cinco años y en ambientes como, el hogar o las guarderías, aunque también suele darse en residencias de ancianos, cuarteles etc., donde los se mantiene un estrecho contacto, la forma más frecuente de contagio ocurre al tocar objetos y las manos de personas que han entrado en contacto con deposiciones contaminadas.

Intolerancia a la lactosa
Muchos pacientes que padecen diarrea por consumir productos lácteos como leche, queso o helados que contienen lactosa, y que cuya digestión requiere la presencia de la enzima lactasa en el organismo, por lo que quienes no produzcan la suficiente cantidad de esta enzima, sufren diarrea al tomar leche o productos lácteos.

SÍNTOMAS
Lo fundamental  en la diarrea, es el aumento en el número de deposiciones y la disminución de la consistencia, es muy frecuente  el dolor abdominal seguido de retortijones, náuseas, vómitos y debilidad general. Es poco frecuente que se asocien otros síntomas como la fiebre todo ello dependiendo de la causa, comúnmente suele suceder con la intolerancia a la comida. Dependiendo de que la diarrea sea muy cuantiosa o no, puede provocar deshidratación por pérdida de líquidos. En ocasiones, los ataques de diarrea se alternan con periodos de estreñimiento.

DIAGNÓSTICOS
En la mayoría de los casos de diarrea infecciosa, si el paciente no es grave y los síntomas son evidentes, suelen omitirse las exploraciones para confirmar el diagnóstico, lo importante suele ser, conocer la situación real del paciente, como pueden ser: la ingesta de alimentos que en mal estado que existan varias personas afectas que hayan participado la misma comida.
En cambio, si existe deterioro del estado general o signos de deshidratación, puede ser conveniente realizar estudios complementarios, como son: estudiar las heces para de este modo descubrir el germen responsable y optar por tratamientos específicos. Pero si se tiene claro que sea debida a una causa infecciosa probable, es necesario realizar estudios más completos del intestino y el páncreas para así conocer el origen de la diarrea.
Se recomienda acudir al médico cuando se notan estos síntomas:
Que la diarrea empeora o no mejora en 48 h
Que el paciente presenta más de 6 deposiciones diarias, acompañado de sangre, pus o heces negras.
Si el paciente presenta retortijones o dolor abdominal importante que no desaparece después de una defecación.
Si el paciente tiene síntomas de deshidratación como son: sed, vértigo o mareo.
Si el paciente tiene diarrea con fiebres de más de 38º C
Si el paciente ha viajado recientemente a un país extranjero
Y si el paciente es menor de cinco años o tiene más de 65 años

TRATAMIENTOS
El tratamiento de la diarrea, depende del diagnóstico y de la severidad de la enfermedad.
Si los síntomas son leves, basta con administrarle al paciente abundantes líquidos y sin necesidad de desplazarlo a un hospital. Si la diarrea es severa y va acompañada de deshidratación, es necesario trasladar al paciente a un hospital, para de este modo, administrarle líquidos por vía venosa.
Para el tratamiento de diarreas intensas, suele tenerse en cuenta el origen, ya que es un factor primordial a la hora de su tratamiento, de hecho en los casos de disentería o ciertos tipos de intoxicaciones alimentarias pueden recetarse antibióticos.
Las diarreas no infecciosas, suelen requerir habitualmente de tratamientos específicos según el tipo de enfermedad. Por norma general no es aconsejable utilizar fármacos antidiarréicos, sin previa indicación del médico, ya que pueden complicar la evolución de la enfermedad. En el caso de los bebés los padres deben acudir a un especialista, en caso de que ésta dure más de 48 horas.

ESPECIFICACIONES
Las diarreas causadas por parásitos como el de la disentería amebiana y  la giardasis pueden llegar a ser crónicas y de larga duración. Las lombrices, también son causa de una diarrea duradera, la causa de la diarrea crónica o siempre suele ser debida a una infección, sino el resultado de una enfermedad inflamatoria del intestino como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Chron, al igual que el trastorno, de diverticulitis, en el que se produce unas dilataciones anormales en la paredes del intestino, que se inflaman y provocan diarrea crónica, otras causas de este tipo de diarrea son el cáncer de intestino, el síndrome del intestino irritable y la incapacidad para digerir ciertas comidas.

PREVENCIÓN
Lavarse bien las manos después de ir al lavabo siempre, también es conveniente y principal el lavado de manos antes y después de cocinar y comer, después de cambiarle los pañales a los bebes, sacar la basura, tocar animales, o estornudar o sonarse la nariz,  ya que es muy importante allí donde las formas contagiosas de diarrea, como la giardasis se pueden propagar. Y para quienes viajan al extranjero deberían beber agua embotellada así como evitar la ingesta de frutas y verduras crudas. Se puede prevenir la diarrea aguda de causa infecciosa, siguiendo las siguientes pautas:
Quedarse en casa hasta que los síntomas mejoren a fin de intentar no propagar la enfermedad.
Tener cuidado con la seguridad de los alimentos
Evitar la ingesta de leche no pasteurizada o alimentos hechos con ella
Lavar bien la fruta y vegetales antes de ingerirlos.
Cocinar bien los huevos, la carne y el marisco antes de comerlos.

Mantener limpias las superficies y utensilios de trabajo en la cocina.