martes, 10 de junio de 2014

Psoriasis: Características y Factores Desencadenantes

Se dice que la psoriasis una alteración de la cinética celular, es el desarrollo conjunto de cambios biológicos, que dan lugar a una hiperproliferación  y hiperplasia, esta enfermedad se caracteriza por ser relativamente crónica e inflamatoria, evoluciona por brotes y no tiene cura, suele desaparecer por temporadas y aparece otra vez en los mismos sitios de donde brotó. Se calcula que afecta al 2% de la población mundial. Debido a las características de sus manifestaciones clínicas, hace que resulte fácil el diagnostico. En la actualidad se considera como una enfermedad de base inmunológica, intervenida por los linfocitos T, que trae consigo una inflamación dérmica de color rojiza y descamación. Las causas que lo provocan, están asociadas con varios factores: genéticos, inmunológicos, medioambientales y psicológicos. No es una enfermedad contagiosa, pero causa rechazo social, debido al aspecto llamativo de las lesiones. Esta enfermedad no conoce fronteras ni color de piel, es la enfermedad inmunológica más dominante y ataca a todas las edades. La psoriasis ataca principalmente las zonas que protegen las articulaciones, el cuero cabelludo, las ingles así como la parte inferior de la espalda, pero también hay casos en que llegan a afectar zonas como las axilas, genitales, ombligo, e incluso bajo las uñas. Es poco común, pero en ocasiones puede producir picor y dolor en los casos mas graves.
Factores que inciden en la Psoriasis:
Factores genéticos: Existe una predisposición genética para padecer esta enfermedad; el 25% de los casos de psoriasis se deben a factores genéticos, ya que según estudios realizados, determinan que es hereditaria, y que es más frecuente el desarrollo entre varios miembros afectados de una misma familia. Uno de cada tres pacientes con psoriasis tiene algún familiar afectado.  Se conocen por lo menos nueve genes que desarrollan la psoriasis, el más importante es el PSORS 1-(Psoriasis susceptibility) se  encuentra en el cromosoma 6 y se localiza  en la región del antígeno mayor de histocompatibilidad, este Locus se ha asociado en más del 50% de los casos de psoriasis.
Factores inmunes: Se ha relacionado la psoriasis con diversos factores inmunosopresores,  debido a la activación de los linfocitos T, desempeñan un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad; de hecho la propia piel se ataca a sí misma, provocando dolores y lesiones agrietadas y sangrado, la causa se debe a que las células que contiene la sangre para defender a nuestro organismo de infecciones: (linfocitos T), se activan de forma equivocada, lo que hace que aumente el tamaño de los vasos sanguíneos conocido como vasodilatación, manifestándose en forma de lesiones de un color rojizo, e incrementando la las células de la piel. Las personas con un sistema inmune debilitado suelen ser especialmente sensibles, por eso se dice que es una enfermedad sistémica, ya que puede desencadenar otros problemas de salud, este grupo incluye a: Pacientes con sida,y trastornos autoinmunitarios; las alteraciones inmunes asociadas a la infección por VIH crean unas condiciones propicias para el desarrollo de psoriasis en pacientes genéticamente predispuestos. La psoriasis sistémica, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis, el infarto de miocardio y la artritis psoriásica (es la patología mas común y sus síntomas son: dolor inflamación y carencia de movilidad en las articulaciones). La psoriasis sistémica afecta también a pacientes que estén recibiendo tratamiento contra el cáncer.
Factores ambientales: existen bastantes factores ambientales que influyen en el desarrollo de la psoriasis, éstos son los desencadenantes de ciertos estímulos que son lo suficientemente fuertes capaces de producir inflamaciones evidentes de brotes de psoriasis, dichos factores incluyen traumatismos físicos, infecciones bacterianas por la producción de superantígenos, infecciones víricas crónicas, estrés, nerviosismo, obesidad, ingesta excesiva de alcohol, cambios hormonales, traumatismos como cortes, quemaduras etc...exceso de exposición solar y las medicaciones. Cualquier medicación capaz de desencadenar una reacción cutánea medicamentosa puede ser responsable de un brote de psoriasis al reproducirse un fenómeno de Koebner con la erupción a medicamentos. Dependiendo de cada persona la psoriasis se puede manifestar de distintas formas. La psoriasis es una enfermedad que afecta a piel y uñas, la estructura de las lesiones cutáneas es muy constante y se caracterizan por cinco hallazgos clínicos:
  • Lesiones bien delimitadas y cubiertas de unas escamas plateadas
  • En la base de la escama existe una placa eritematosa homogénea
  • Signos de Auspitz (características de las lesiones eritroescamosas de la psoriasis, es muy característico de la psoriasis y se observa en las lesiones escamosas cuando se procede a descamarlas y tras unos pocos segundos aparecen unos pequeños puntos hemorrágicos en la superficie eritematosa) y el fenómeno de Koebner
Tipos de psoriasis:
  • Psoriasis en placas o psoriasis vulgar: se caracteriza por las placas eritematosas de tamaño variado, que al inflamarse, pican y producen escamas blanquecinas, se localizan principalmente en codos, rodillas, zona lumbar, cuello cabelludo, zona reticular y ombligo, las lesiones se suelen desarrollar de forma lenta, iniciándose como pápulas sin síntomas, con una formación de escamas marcada y una tendencia a agruparse y formar placas. Las placas de psoriasis de curso crónico afectan de forma predominante a los pliegues, como son el pliegue inguinal, anal, axilar y cara lateral de cuello, este tipo de afección psoriásica se denomina psoriasis invertida.
  • Psoriasis en gotas: se caracteriza por que afecta de manera predominantemente a niños y adolescentes; consiste en una aparición brusca de pequeñas y múltiples lesiones papulares cubiertas de escamas plateadas. Se suele asociar a infecciones estreptocócicas de las vías respiratorias altas, suele presentar un buen pronóstico.
  • Psoriasis eritrodérmica: es una forma generalizada de la psoriasis, que afecta a toda la superficie cutánea incluyendo la cara, manos, pies, uñas, tronco y extremidades, suele aparecer en pacientes con psoriasis de crónico, que durante su evolución desarrollan eritemas generalizados, edemas y descamaciones, se caracteriza por la afectación de la cara y con desarrollo del borde de uno de los párpados (ectropion). Los pacientes que padecen este tipo de psoriasis, suelen tener afectaciones sistémicas con fiebre, escalofríos, malestar general, afectación nutricional y desarrollo de edemas. En ocasiones, como resultado de un tratamiento no tolerado de la psoriasis crónica, representa un fenómeno de Koebner generalizado.
  • Psoriasis pustulosa: es la forma menos frecuente de psoriasis, en la que se suele observar la presencia de múltiples pústulas sobre una base eritematosa, las lesiones pueden desarrollarse en lesiones previas o aparecer de nuevo, especialmente cuando afectan a las palmas de las manos y plantas de los pies; se conoce como psoriasis palmo-plantar, en las que  la piel se fisura produciendo un dolor inmenso, es frecuente y afecta especialmente a mujeres fumadoras entre 40 y 50 años. La psoriasis pustulosa puede ser localizada o generalizada. Las formas generalizadas suelen conllevar afectaciones sistémicas y suelen observarse la psoriasis crónica. La psoriasis exantemática generalizada suele presentarse en pacientes sin historia de psoriasis y como respuesta a una infección o a una medicación. 
  • Psoriasis ungueal: en ella las lesiones ungueales son frecuentes en pacientes afectos de psoriasis y suelen verse en más del 25 al 30% de los enfermos, se suele observar como un hallazgo aislado, afectan con más frecuencia las uñas de las manos que las de los pies. Existen tres cambios importantes en las lesiones de psoriasis: Pitting ungueal: presencia de depresiones con formas de puntos, en la lámina ungueal. Máculas amarillentas en las zonas alejadas del centro de la uña. Onicodistrofia: resultado de la psoriasis de la matriz ungueal, se caracteriza por la presencia de abundante material queratósico en la uña.
  • Psoriasis de mucosas: es poco frecuente, afecta la mucosa de la parte final del pene (glande), suele ser en forma de placas eritematosas, bien delimitadas no suelen aparecer escamas. La afectación de la mucosa oral es aún más infrecuente y se caracteriza por el desarrollo de placas eritematosas en el dorso de lengua que a menudo adoptan aspectos geográficos.
La psoriasis tiene pocos síntomas clínicos, excepto  cuando afecta a palmas, plantas o pliegues; donde suele causar molestias locales ocasiones es muy intensas, puede ser acompañada de problemas psicológicos,  baja de la autoestima y problemas de relación social. La psoriasis tiene un curso crónico, una vez la enfermedad ha aparecido puede persistir durante toda la vida, aunque en ocasiones suele presentar remisiones completas, espontáneas o con tratamiento, que pueden ser de más o menos duración.
Actualmente se relaciona la psoriasis con otras patologías, además de la artritis psoriática, incluyen la enfermedad de Crohnla diabetes mellitus tipo 2, el síndrome metabólico, la depresión. También existen datos que lo relacionan un mayor riesgo en el desarrollo del cáncer de piel y linfomas, probablemente relacionados con las medicaciones que se utilizan para el control de la enfermedad.
Tratamiento:
El tratamiento de la psoriasis puede ser de forma local, sobre la zona afectada, con medicamentos: orales, intramusculares e intravenosos. lo más importante a la hora de tratar la psoriasis es disminuir los síntomas y prevenir posibles infecciones secundarias. En los tratamientos locales, se suelen utilizar principalmente antiinflamatorios , debido a que la enfermedad tiene como principal síntoma las inflamaciones. Es muy frecuente el uso de corticoides en dosis moderadas para el tratamiento de las zonas con piel fina, dosis bajas para niños y dosis altas para las zonas de los codos, rodillas, cuero cabelludo,y planta de los pies. Siempre que se note cualquier síntoma, lo mas aconsejable es acudir al dermatólogo.
Psoriasis y Psicología: Debido a las lesiones que provoca la psoriasis en la piel, muchos pacientes suelen llegar a sufrir cierto rechazo social, lo que conlleva a depresiones, ira y problemas no sólo para mantener relaciones sexuales sin de encontrar pareja, lo que les imposibilita en llevar una vida normal.