martes, 6 de mayo de 2014

Hostilidades físicas y psíquicas hacia el ser humano

Muchas veces hablamos de salud y nos olvidamos de ciertas situaciones que influyen en la salud psíquica y física de las personas. La mayor parte de estas son causadas por el propio egoísmo enfermizo de un ser humano y el afán de superioridad sobre otro. En la actualidad están a la orden del día los secuestros, las violaciones, la opresión, la hostilidad, etc. Que a la larga se hacen notar, dejando secuelas en la sociedad y sobre todo en las víctimas. La obsesión por la superioridad es infinita, bien sea por placer, hegemonía sobre los agraviados o complejo de inferioridad, aplicando su propia ley y justicia.
Es injusto que en pleno siglo XXI tengamos que vivir estas situaciones, que no hacen más que causar daño. Lo peor de todo, es que pagan justos por pecadores. Los conflictos externos deberían poder solucionarse hablando, como seres racionales y no utilizando la ley del más fuerte. Aquí las rencillas internas y externas se solucionan con armas, obligando a las personas inocentes a tener que pasar por hambrunas, miserias y enfermedades innecesarias. Sin olvidar los trastornos físicos, psicológicos y sociales que generan tales situaciones.
En mi cabeza no cabe entender tanta ambición, egoísmo y afán de demostrar ser el más, en una sociedad donde al fin y al cabo todos acabaremos en ceniza, sin llevarnos ninguna de nuestras posesiones. No entiendo tanta opresión, ni tanta hostilidad. Las personas no somos muebles, ni juguetes y mucho menos basura. Todos queremos vivir libres, sin tener miedo a que mañana nos caiga una bomba encima, nos amordacen amenazándonos con nuestras vidas o la de nuestros hijos, los rapten y no volvamos a saber de ellos, sólo porque a alguien se le antoje.
Es indignante que la gente esté muriéndose de hambre, enfermedades, careciendo de agua potable, medicamentos, viviendas y se tenga dinero para comprar armas, bombas y municiones. Todo ello para matarse entre sí como hienas que luchan por su carroña. Mi pregunta es: ¿Qué hay de los inocentes? ¿Quién lucha por ellos? ¿Hasta cuándo tanta hostilidad entre seres humanos? ¿Tenemos derecho de dominar a los más débiles sólo porque no puedan o no quieran defenderse?
Haciendo hincapié a todo esto, me basaré en tres afrentas claves.
-       Violación: Según las estadísticas, cada año se cometen más de un millón de violaciones en el mundo, cifras que incluyen a víctimas que no lo han denunciado. En estas mismas estadísticas se ha llegado a calcular que en 2009 había 46 casos de violaciones por cada mil habitantes. En África del sur, una mujer tiene más probabilidades de ser violada que de aprender a leer. El promedio de mujeres víctimas de violación en esta región es alrededor de 1300 mujeres por día, cerca 480.000 víctimas por año. En México, por cada nueve minutos es violada una mujer. En Ecuador, tres de cada diez niños menores de dieciséis años, han sufrido abusos sexuales. En Puerto Rico, 7.000 mujeres son violadas cada año y miles de niños sufren estos abusos en sus hogares. En Perú, casi todas las mujeres son violadas antes de cumplir los quince años. En Colombia, más de diez mujeres son violadas al día. En E.E.U.U. casi 683.000 mujeres son violadas cada año. Por desgracia, sólo el 40% de estas violaciones son denunciadas. Cada dos minutos y medio en algún lugar del mundo, alguien es asaltado sexualmente.
Con estas cifras nos damos cuenta de la cantidad de seres deplorables que existen, capaces de cometer tal atrocidad.
-       Secuestro: El secuestro o plagio, es cualquier privación de libertad de una persona, por la fuerza e ilegalmente, imponiendo unas exigencias para devolverle la libertad. Siete de cada diez casos de secuestro en el mundo, ocurren en Latinoamérica. Cada menos de tres horas, una persona es secuestrada. Muchos países no revelan las cifras totales de los casos ocurridos, ya que muchos de ellos no son denunciados o porque al país no le interesa hacerse eco de tales hechos. La mayoría de los casos están relacionados a los cárteles del narcotráfico, disputas familiares, afán recaudatorio y a enfrentamientos entre gobiernos. 
-       Maltratos: Considerando que el maltrato físico y psicológico está basado en comportamientos intencionados y ejecutados desde una posición de poder para producir daño físico y psíquico, destruir la autoestima y destruir la confianza personal, podemos deducir que la única intención del opresor es llevar a la despersonalización y generar dependencia en la persona oprimida. El opresor se vale de insultos, acusaciones, amenazas, manipulaciones, diferencias y desprecios. En los países en vía de desarrollo, se sufre como consecuencia de la globalización una violencia social y estructural en los que las personas se ven privadas de sus derechos en diferentes formas de maltrato. En la mayoría de esos países se viven en condiciones de extrema pobreza, obligados en la infancia a luchar por su supervivencia, lo que conlleva a: riesgo psicosocial, semiabandono, maltrato físico, explotación laboral y sexual, personas viviendo en zonas de conflicto, discriminación, trabajo infantil, indigencia, trata de personas así como secuestro y sustitución de identidad .
Con todo esto quiero concienciaros de que hemos de ser más humanos y darnos cuenta de que el imponer la fuerza ante la razón únicamente nos lleva a la degradación y destrucción social.