domingo, 25 de mayo de 2014

Cómo prevenir la sordera y otitis.

La sordera se puede prevenir hasta cierto punto, para evitar que la hipoacusia sea crónica , se recomienda acudir al otorinolaringólogo, en el momento que se noten molestias auditivas; de hecho la pérdida repentina de audición se considera una emergencia. Es también necesario y conveniente, vacunar a los niños contra enfermedades como: La meningitis, el sarampión y la rubelola. También se aconseja a las embarazadas hacerse pruebas de detección durante el embarazo y cumplir con las recomendaciones.
Los tratamientos de la sordera pueden variar según la causa que lo produzca; en algunos casos suele ser necesaria una intervención quirúrgica y en otros un implante coclear o audífonos. En todos los casos recomiendan que la detección precoz puede evitar futuras complicaciones.

Recomendaciones para evitar la sordera.

  • La pérdida de audición por ruidos se puede prevenir usando tapones u otros aparatos, para proteger el oído cuando se está expuesto a ello, es conveniente estar alerta a los sonidos dañinos, concienciar a familiares y amigos de los peligros de dichos ruidos. A los niños pequeños se aconseja protegerles de dichos ruidos ya que ellos mismos no pueden. Y en caso de sospecha de falta de audición acudir inmediatamente al otorinolaringólogo y hacerse pruebas auditivas.
Prevención de la sordera en niños.
Se aconseja a los padres jugar con los niños para averiguar si oyen bien o por temporadas; es importante jugar con ellos y estimularlos, así como hablarles continuamente. Los oídos de los niños se deben limpiar de forma superficial con un paño húmedo, ya que la cera que tienen les protege de las otitis; no se recomienda tampoco el uso de bastoncillos por que podría provocar taponamientos si se desprende el algodón y se queda retenido en el conducto. Es importante  evitar las infecciones como la otitis ya que puede radicar en sordera si no se trata a tiempo, también puede afectar al desarrollo y aprendizaje del niño.

Otitis.
es una infección inflamatoria que afecta al oído medio y también a las trompas de eustaquio y a las mastoides. Es una infección muy frecuente en niños de entre seis y veinticuatro meses.
Evitar la otitis en niños
  • Verano: dado a que en ésta época las otitis suelen ser externas a causa de los baños en las piscinas, debido a la cantidad de agua que se les mete en los oídos, se recomienda secar el agua del conducto, inclinar la cabeza del niño hacia un lado para que éste quede libre de agua, ya que esta suele ser el foco cualquier infección; se aconseja que si previamente el niño a padecido otitis, pasar algunos días sin llevarlo a la piscina como forma de precaución. De todos modos estarán mas protegidos los niños que no se les haya limpiado la cera de los oídos, ya que al ser eliminada se facilita la otitis.
  • Invierno: en esta época, las otitis se deben a la humedad y a la temperatura; por eso se aconseja no pasear a los niños en la calle pasando del frío al calor de la piscina sin antes esperar un momento. Al igual que el secarse los oídos y la cabeza después de salir de la piscina, abrigarlos bien y esperarse un rato antes de sacarlos a la calle con el fin de evitar una otitis.
La importancia de la utilización de tapones en las piscinas tanto para niños como para los adultos, es con el fin de evitar que entre agua en los oídos, así evitar las otitis y los catarros repetidos. hay que tener mucho cuidado con los niños ya que si les entra algo de agua no servirá para nada. El secado del tapón después de utilizarlo es muy importante también y en el caso de tener otitis no es aconsejable utilizar el mismo tapón ya que la infección se queda en él.