lunes, 26 de mayo de 2014

Cirugía estética: La otra cara del bisturí

En la sociedad actual, tanto hombres como mujeres, viven con ganas de encontrar el elixir o la fuente de la eterna juventud, con el fin de vencer al tiempo, para así seguir viéndose guapos y lucir siempre bien. El desconocimiento y la ignorancia del riesgo que corren al realizar dichas prácticas, es que en muchas ocasiones, el resultado no es el deseado. Teniendo en cuenta que la cirugía plástica no  sólo sirve para cambiar el aspecto de las personas acomplejadas con su físico, sino también para reparar o reconstruir zonas del cuerpo, dañadas durante un accidente o por efecto de una quemadura etc. resulta penoso saber que para algunos individuos se ha convertido en un hobbie o en una adicción y más penoso es saber que gran mayoría de estos, sus edades van comprendidas  entre los 20 y los 90 años. A nivel mundial alrededor de 50 millones de personas se han sometido a dichas operaciones, utilizándolas como alternativa para conseguir la belleza perfecta. Muchos de los procedimientos utilizados, incumplen las expectativas de los pacientes, que en muchas ocasiones acaban  muertos.

Paraísos de la cirugía estética.

Con el paso del tiempo varios países latinoamericanos y asiáticos,en donde se lleva la belleza corporal a límites extremos, se han convertido en el paraíso de la cirugía estética, donde van pacientes extranjeros y autóctonos que desean mejorar su imagen. Los implantes de mamas y la liposucción entre otras operaciones estéticas, cuestan cuatro veces menos en países como Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela, Filipinas y Corea, conocidos como los paraísos de bisturí.
Lo que se ha convertido en una especie de inversión, tanto para padres, padres hacia sus hijos, como para chicos y chicas jóvenes etc... Con el fin de sacar provecho y ganar dinero con su imagen. Las prácticas estéticas más solicitadas son las rinoplastias, lipoesculturas, implantes mamarios y la cirugía de oídos, que han aumentado en un 80% en los últimos veinte años. Se calcula que cada año se realizan más de 400 mil operaciones de cirugía estética o plástica . La pregunta a todo este mundo quirúrgico es: ¿merece la pena someterse a una cirugía ya sea carra o barata, sin importar las consecuencias físicas y psicológicas?¿Y a que precio?. 


El precio de la belleza.
Implantes mamarios: la verdad es que los implantes de senos no sólo sirven para embellecer el físico femenino, sino también para la reconstrucción y corrección de los pechos de las mujeres que han sufrido cáncer de mama o algún tipo de lesión. El lado oscuro, es que tiene sus contraindicaciones especialmente en jóvenes menores de 15 años; ya que el organismo puede llegar a rechazar las prótesis, lo que sugeriría una retirada inmediata de estas; sin olvidar las dolorosas recuperaciones y las posteriores restricciones médicas, proceso que en la mayoría de las ocasione dura casi tres meses. Cabe resaltar que como toda cirugía esta conlleva ciertos peligros: Hematomas e infecciones.

Rinoplastias: La rinoplastia, es un procedimiento que se utiliza con fines reconstructivos en casos de fracturas, accidentes, quemaduras, tumores nasales, en que se utilizan tejidos aledaños a la nariz para aplicar injertos o colgajos. Este tipo de operaciones se realiza para la corrección total o parcial de la nariz, en caso estético suele ser el paciente quien decide realisárselo por libre elección. La cicatrización dura varias semanas, se considera que  como toda operación tiene riesgos y efectos secundarios. Lo más importante en estas operaciones, es el papel que han de desempeñar los cirujanos a la hora de advertir a los pacientes de las ventajas y desventajas y de las recomendaciones a seguir antes y después de la operación. los riegos más frecuentes de las rinoplastias son: Infecciones o sangrados, reacción anómala de la anestesia, inflamaciones, pérdida del sentido del olfato, cicatrices que pueden provocar maduraciones y supuras  internas, riesgos respiratorios y perforaciones en el tabique nasal.

Lipoesculturas: la liposucción o  lipoescultura es una técnica utilizada para eliminar las células grasas de la piel;se utiliza la anestesia general, lo que en muchas ocasiones llega a suponer un riesgo para los pacientes ya que su efecto dura mucho tiempo. Como sucede en cualquier intervención existen complicaciones:
  • Hematomas y sangrado: Suele ser rara la aparición de sangrado durante y después de la cirugía, lo que conlleva a requerir un tratamiento para extraer la sangre acumulada. Durante la liposucción, se provoca una vasoconstricción, lo que debería vitar sufrir hematomas, en cambio son más frecuentes los hematomas en las liposucciones con anestesia general.
  • Infección y necrosis en la piel: tras la infección, es imprescindible un tratamiento adicional, de antibióticos o cirugía. La necrosis por su parte se debe a causa de un exceso de liposucción que provoca una lesión de la vascularización de la piel, así como pérdida de piel se da mucho en las liposucciones excesivas.
  • Cambios en la Sensibilidad Cutánea y  eritema: La disminución o pérdida completa de la sensibilidad cutánea no suele ser frecuente y puede no resolverse totalmente. El eritema es provocado por raspar el interior de la piel durante la liposucción, lo que hace que se dañe la red vascular provocando manchas, este problema  no tiene ni tratamiento ni solución y lo peor tampoco se quita con el tiempo.
  • Problemas de Cicatrización y  Seroma: después de la cirugía, pueden darse cicatrices anormales tanto en la piel como en los tejidos profundos, gran parte de ellas suelen ser antiestéticas o de un color diferente al de la piel, lo que conlleva a la necesidad de tratamientos adicionales y cirugía para tratar dicha anormalidad. El seroma por su parte, se debe a una acumulación de fluidos en áreas donde se ha realizado la liposucción. Suele ser imprescindible un tratamiento adicional o en su caso una cirugía para drenar los cúmulos de fluido.
  • Complicaciones Pulmonares: como el síndrome de embolismo graso, debido a que se quedan atrapadas gotas de grasa en los pulmones, es en teoría una de las peores complicaciones de la liposucción lo que suele recurrir de una hospitalización inmediata.
  • Irregularidades en la piel y cicatrices: debido a la liposucción se pueden producir varios cambios asimétricos y anormales como son: el tono de la piel, prominencias óseas, y tono muscular. Estas varían según el estado de la piel del paciente antes de la liposucción. Pueden ocurrir irregularidades en el contorno de la piel o depresiones sean visibles o palpables, después de una liposucción, que suelen derivar en la necesidad de tratamientos adicionales incluyendo cirugía para tratar irregularidades del contorno de la piel tras una liposucción.
Botox: está compuesto por la toxina botulínica, que causa el botulismo, si se aplica en pequeñas dosis retrae las contracciones de los músculos de la cara y estira la piel sin necesidad de cirugía, al utilizarlo en exceso produce resultados sorprendentes y puede provocar hematomas, pérdida de la expresión, dificultad para tragar los alimentos, adormecimiento de la frente y  los párpados e incluso parálisis facial. El colágeno para los labios carnosos puede causar reacciones alérgicas, infecciones, abscesos, descamación, úlceras y nódulos así como serios problemas de salud.

Debemos ser conscientes y tener en cuenta que a parte del daño físico y psicológico que nos hacemos, las prótesis mamarias no duran toda la vida, necesitan ser cambiadas después de 10 o 15 años y que la adicción a ciertas prácticas con el fin de lucir bellos acaba a la larga convirtiéndose en un castigo. Y que no hay nada mejor como quererse a sí mismo.