viernes, 11 de abril de 2014

Melanoma:


El melanoma, es el tipo más grave de cáncer de piel, se desarrolla en las células que producen melanina , el pigmento que da color a la piel; también puede formarse en los ojos y, en raras ocasiones, en órganos internos como los intestinos. La causa exacta de los melanomas no está clara, pero la exposición a los rayos ultravioleta de la luz solar o de las lámparas de bronceado aumenta el riesgo de desarrollar un melanoma. Limitar la exposición a la radiación UV puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir un melanoma. El riesgo del melanoma parece ir en aumento en personas menores de 40 años, especialmente en las mujeres. Conocer las señales de advertencia del cáncer de la piel puede ayudar a asegurar que los cambios cancerosos se detectan y se tratan antes de que el cáncer se disemine. El melanoma puede ser tratado con éxito si se detecta a tiempo.

Síntomas:
Los melanomas pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo. Generalmente se desarrollan en las áreas expuestas al sol, como la espalda, las piernas, los brazos y la cara. Los melanomas también pueden ocurrir en áreas que no reciben exposición al sol, como las plantas de los pies, palmas de las manos y los lechos ungueales. Estos melanomas ocultos son más comunes en las personas con piel más oscura. Los primeros síntomas del son generalmente :
-cambio en un lunar ya existente
-desarrollo de un nuevo crecimiento pigmentado o de aspecto inusual en la piel
El melanoma no siempre comienzan como un lunar. También puede ocurrir lo contrario en piel de apariencia normal.