martes, 15 de abril de 2014

La esclavitud infantil

La OMS define el maltrato infantil como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.

La OMS advierte que el maltrato infantil es un problema mundial con graves consecuencias que pueden durar toda la vida. A pesar de las encuestas nacionales recientes en varios países de ingresos bajos y medianos, faltan todavía datos acerca de la situación actual en muchos países. Es complejo y su estudio resulta difícil. Las estimaciones actuales son muy variables, dependiendo del país y del método de investigación utilizado. Dichas estimaciones dependen de varios factores. De cualquier modo, los estudios internacionales revelan que aproximadamente un 20% de las mujeres y un 5 a 10% de los hombres manifiestan haber sufrido abusos sexuales en la infancia, mientras que un 23% de las personas de ambos sexos refieren maltratos físicos cuando eran niños. Además, muchos niños son objeto de maltrato psicológico también llamado maltrato emocional y víctimas de desatención. Las estimaciones de la OMS sobre la magnitud del tema son escalofriantes; se calcula que cada año mueren por homicidio 34 000 menores de 15 años. Esta cifra subestima la verdadera magnitud del problema, dado que una importante proporción de las muertes debidas al maltrato infantil se atribuyen erróneamente a caídas, quemaduras, ahogamientos y otras causas.

Consecuencias:
-actos de violencia, como víctimas o perpetradores
-depresión
-consumo de tabaco
-obesidad
-comportamientos sexuales de alto riesgo
-embarazos no deseados
-consumo indebido de alcohol y drogas.

Factores de riesgo:
Según la OMS han identificado varios factores de riesgo de maltrato infantil. Aunque no están presentes en todos los contextos sociales y culturales, dan una visión general que permite comprender las causas del maltrato infantil. No hay que olvidar que los niños son las víctimas y que nunca se les podrá culpar del maltrato. No obstante, hay una serie de características del niño que pueden aumentar la probabilidad de que sea maltratado:
-la edad inferior a 4 años y la adolescencia
-el hecho de no ser deseados o de no cumplir las expectativas de los padres
-el hecho de tener necesidades especiales, llorar mucho o tener rasgos físicos anormales
Hay varias características de los padres o cuidadores que pueden incrementar el riesgo de maltrato infantil, entre ellas:
-los problemas físicos, mentales o de desarrollo de algún miembro de la familia;
-la ruptura de la familia o la violencia entre otros miembros de la familia;
-el aislamiento en la comunidad o la falta de una red de apoyos;
-la pérdida del apoyo de la familia extensa para criar al niño.

prevención 
Para poder prevenir el maltrato infantil se requiere un enfoque multisectorial dice la OMS. Los programas eficaces son los que prestan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos. Estos programas son eficaces para reforzar los factores de protección frente al abuso sexual en la infancia como son: el conocimiento del abuso sexual y los comportamientos protectores), pero no hay pruebas de que reduzcan otros tipos de abusos. El reconocimiento precoz de los casos y la asistencia continua a las víctimas y sus familias pueden ayudar a reducir la recurrencia del maltrato y a paliar sus consecuencias.