viernes, 11 de abril de 2014

Impotencia o Disfunción Eréctil

La Organización Mundial de la Salud(OMS) define la Disfunción Eréctil como una enfermedad de clase III,perteneciente al mismo grupo que la artritis reumatoide. Teniendo el mismo rango de severidad y discapacidad que: una fractura de radio, la infertilidad, la artritis reumatoide y la angina de pecho. Es una enfermedad muy frecuente que puede afectar las relaciones de quien la padece con su pareja, con la familia, así como con el entorno laboral y social.  Las personas que lo padecen, ven minada su autoestima, les crea inseguridad, ansiedad y en muchas ocasiones son rechazados por su pareja. La disfunción eréctil es habitual y puede estar relacionada con causas psicológicas u orgánicas. Puede ser síntoma de enfermedades no diagnosticadas. Aunque lo consideremos tema Tabú y nos da vergüenza acudir al medico, lo mas recomendable es hacerlo por que significa que a la larga podemos padecer otras enfermedades cardiovasculares. 


Las principales causas son: Diabetes, el consumo abusivo de alcohol, algunos medicamentos y el cigarro


Causas psicológicas: el pene no tiene ninguna alteración física, pero problemas psicológicos como la ansiedad y los problemas con la pareja e incluso el estrés contribuyen a afectar al acto sexual

Causas vasculares: son muy habituales. El pene no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección, generalmente porque no llega en suficiente cantidad. Fumar, Hipertensión arterial, Diabetes etc....

Causas neurológicas: en estos casos se produce una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios implicados. Esto ocurre con las lesiones de la médula espinal y esclerosis múltiple.

Causas hormonales: son poco frecuentes. Generalmente se deben a una falta de hormonas masculinas

  • Causas farmacológicas: existen varios medicamentos que tienen como efecto secundario disminuir la capacidad de tener una erección.