viernes, 11 de abril de 2014

El consumo de drogas:


Las drogas ya sean legales e ilegales, constituyen un problema de salud pública muy importante. Los riesgos y daños asociados al consumo varían para cada sustancia, es necesario tener en cuenta las variables personales como el grado de conocimiento o experiencia del usuario, su motivación, etc. y las propiedades específicas de cada droga así como la influencia de los elementos adulterantes. Las drogas alteran el funcionamiento cerebral modificando la producción, la liberación o la degradación de los neurotransmisores cerebrales de tal forma que se produce una modificación del proceso natural de intercomunicación neuronal y en la producción y recaptación de los neurotransmisores.

El problema del consumo y abuso de drogas es muy complejo, ya que existe una red internacional que la controla, es tan poderosa, que ha incursionado hasta lo más alto del nivel político y económico de algunos o de casi todos los países, de allí el nombre: LAS DROGAS NO TIENEN FRONTERAS. No distingue razas credos, clases sociales, etc. El consumo de drogas, especialmente en los jóvenes, es tan alarmante, que se han organizado conferencias a nivel mundial para implementar medidas que frenen al tráfico y consumo de las mismas. Las drogas no benefician en nada nuestra salud, por el contrario, la dañan tanto física como mentalmente mas cuando se abusan de ellas ya sean legales (cigarrillo, alcohol, etc.), ilegales (cocaína, marihuana, extaxis, anfetaminas etc.), ocasionando el deterioro familiar y descomposición social.

Todo esto, hace que sea necesario compenetrar mejor a las familias, a la comunidad y generalmente a la sociedad actual, a fin de trabajar y hallar una solución a este gran problema. El uso de drogas y estupefacientes es un problema social relativamente moderno, no tanto porque la sociedad haya tomado conciencia por sí misma de que el uso de estas sustancias acarrea problemas sociales y personales, sino, porque a día de hoy, el vicio ha adquirido la fisionomía de fenómeno social del siglo XX. Gran número de estupefacientes y sustancias sicotrópicas son productos naturales o sintéticos, que en general tienen uso médico sobre la actividad mental y el estado de ánimo del usuario. En consecuencia, cuando son utilizadas bajo control médico son beneficiosas para la salud; por el contrario, cuando son usadas indiscriminadamente, sin ningún control, cuando en general se abusa de ellas, son nocivas a la salud, al usuario y a la sociedad.