domingo, 6 de abril de 2014

Día Mundial de la Salud

El lema de la OMS para el día Mundial de la Salud es: Pequeñas picaduras, grandes amenazas


La OMS advierte que los mosquitos, las moscas, las garrapatas y los caracoles de agua dulce pueden propagar patógenos que provocan enfermedades graves y la muerte. Se ha comprobado que existe un elevado número de vectores transmisores de enfermedades. Dentro de estos vectores los insectos son grandes protagonistas. Hay un alto número de enfermedades cuya vía de transmisión es la picadura de un mosquito. Algo que puede parecer demasiado banal, supone un grave riesgo para la salud pública de los habitantes, en especial de los países en vías de desarrollo. Enfermedades como el paludismo, el dengue, la leishmaniasis y la fiebre amarilla se pueden prevenir; aun así, afectan sobre todo a algunas de las personas más pobres del mundo. Más de la mitad de la población mundial corre el riesgo de contraer estas enfermedades. Podemos proteger a nuestras familias y protegernos a nosotros mismo adoptando medidas sencillas como dormir bajo mosquiteros de cama, llevar pantalones largos y camisas de manga larga y usar repelentes de insectos. El 40% de la población mundial corre el riesgo de contraer el dengue y cada año se producen 1,3 millones de nuevos casos de leishmaniasis.  El Día Mundial de la Salud es más  una campaña mundial en la que se invita a todas las personas a prestar una atención especial a un problema de salud con repercusiones en todo el planeta que una festividad de la salud. La salud es un estado de completo bienestar físico y mental. No es solo la ausencia de alguna  enfermedad, sino un equilibrio adecuado entre las condiciones físicas, mentales, culturales y sociales de los seres humanos. Lo que significa que, a veces, la buena salud está más allá de lo que las medicinas pueden conseguir.