domingo, 16 de marzo de 2014

Heridas, infecciones y cicatrización:

Según la OMS al año se realizan 234 millones de operaciones de cirugía mayor, lo que equivale a una operación por cada 25 personas, según estudios realizados en países desarrollados, las muertes por operaciones de cirugía mayor son de un 5 a un 10%, un 25% de pacientes operados sufren complicaciones posoperatorias. Entre estas operaciones suelen haber complicaciones que acaban afectando a la propia salud del paciente; dichas complicaciones acaban en infecciones, según el tipo de herida operatoria, el tipo de patología quirúrgica, el estado nutricional de esta así como la edad del paciente.
Las infecciones intrahospitalarias o infecciones nasocomiales, se asocian a un incremento de la mortalidad y morbilidad. 

Una herida es crónica
Cuando no ha culminado el proceso de cierre en un periodo de tres semanas, están siempre contaminadas por gérmenes, que si no se tratan a tiempo las bacterias, influirán en la evolución de esta y en su cicatrización, de hecho algunas pueden cronificarse, como son las heridas de evolución tórpida o las que se fistulizan.

Los procesos de cicatrización
existen dos tipos importantes de cicatrización: 
  • La cicatrización por primera intención: heridas en las que se aproximan los bordes mediante  técnicas de suturas o fijaciones. 
  • La cicatrización por segunda intención: heridas profundas en las que la pérdida de tejido es demasiado grande para aproximar los bordes. Este es el método de curación para las heridas crónicas y se puede prolongar durante largos periodos de tiempo: semanas, meses hasta años dependiendo de la situación de cada herida.
Fases de curación y desinfección de heridas:

Exudación o limpieza
Consiste en la coagulación inflamación y limpieza de la herida; en esta fase se trata de luchar contra la infección y eliminando las células y tejidos desvitalizados.

Granulación
En esta fase se produce la reconstrucción vascular, que facilita la aportación de oxigeno y nutrientes al nuevo tejido, el cual irá rellenando la herida y remplazando el tejido dañado; es aconsejable ser cuidadoso a la hora de curarlo ya que la zona suele ser frágil; sus evidencias son que: la herida suele tener un color rojo o rosado y un aspecto húmedo y desigual; sus síntomas son: sangrado excesivo, fiebre y calor alrededor de la herida. 

Epitelización
Proceso de reparación de tejidos. Cuando una herida no evoluciona favorablemente se siguen los siguientes pasos:
  • Observarla para así descartar una infección local o la diseminación de la misma.