sábado, 22 de marzo de 2014

Día Mundial del Agua

La OMS sostiene que el agua es esencial para la vida, y que la cantidad de agua existente en la tierra es limitada, y su calidad está sometido a una presión constante. La conservación de la calidad del agua dulce es importante para el suministro de agua de bebida, la producción de alimentos y el uso recreativo. La calidad del agua puede verse comprometida por la presencia de agentes infecciosos, productos químicos tóxicos o radiaciones.
Hay alrededor de 7 000 millones de personas que alimentar en el planeta, según las estadísticas, todas las personas beben de 2 a 4 litros de agua a diario, aunque la mayor parte del agua que bebemos se encuentra en los alimentos que consumimos. Sólo 2,53% del total de agua del planeta es agua dulce, el resto es agua salada. 
Casi 884 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable y casi 1,5 millones de niños mueren cada año a causa de enfermedades causadas por la ingesta de aguas no potables y contaminadas. Los recursos de agua dulce se ven reducidos por la contaminación. Se calcula que  se arroja diariamente alrededor de 2 millones de toneladas de desechos en aguas receptoras, incluyendo residuos industriales y químicos, vertidos humanos y desechos agrícolas como son: fertilizantes, pesticidas y residuos de pesticidas.

Uno de los lemas de la OMS fue que ¡El agua, fuente de vida! No la desperdiciemos y cuidemos de ella.